Música para ahogar las penas

De las artes una de las que más sintoniza con el alma es la música, no por gusto se le conoce como el idioma universal. Me encantan el cine, la pintura y el teatro, pero sin dudas la que me acompaña en las oscuras noches de soledad es la música.

Cuando uno está triste porque se siente nostálgico o porque ha sufrido una decepción amorosa no hay nada mejor que tener buena música a mano para ahogar las penas. A veces la música nos puede entristecer más aún y hasta hacernos soltar algunas lagrimitas, pero todo eso ayuda a purificar el alma.

Yo tengo ciertas selecciones musicales que escucho en determinados momentos de acuerdo a mi estado de ánimo. Porque la música para días de fiestas no es la misma que para momentos de melancolía.

Por eso yo no encuentro mejor remedio para un corazón partido que una buena selección musical. Tengo mis favoritos, por supuesto, y entre estos se encuentra el gran maestro Joaquín Sabina, que tiene un arsenal de canciones dedicadas a estos sentimientos de amor y desamor. A veces solo me conformo con un buen jazz, de esos donde solo se escuchan los instrumentos y el ritmo lo atrapa todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *