El ritmo de los negocios

El ritmo de los negocios depende mucho del uso que se le dé a la inteligencia colaborativa. Así lo demuestran estas EAE opiniones, quienes apuestan por la acción que trae este concepto.

 

La idea de inteligencia colaborativa está en desarrollo, por lo cual no se encuentra sólo una definición comúnmente aceptada. Las definiciones tienen en común entender que la inteligencia colaborativa está aplicada a la acción. Es un proceso que desemboca no en ideas, sino en acciones.

 

La inteligencia colaborativa incorpora la identidad individual y la visualización de las redes sociales como base de los ecosistemas para resolver problemas de la próxima generación, siguiendo el modelo de adaptación evolutiva en los ecosistemas de la naturaleza.

La inteligencia colaborativa también puede clasificarse de acuerdo al grado y tipo de colaboración que los individuos produzcan sobre el producto final.

 

La inteligencia colaborativa es más propia de grupos de trabajo que de grandes masas de personas. Es necesario que las herramientas vayan más allá del compartir información: gestionen adecuadamente el conocimiento.

 

Los amantes de este concepto opinan que la web acabará convirtiéndose en un sistema nervioso global, un cerebro en el que cada internauta constituye una neurona y que acabará generando algún tipo de inteligencia colectiva que produzca pensamientos e ideas por encima de las capacidades de cada una de sus pequeñas partes.